Menudo Castillo

En este post os enseño parte del proceso de trabajo de las ilustraciones del álbum ilustrado MENUDO CASTILLO, escrito por Javier Fernández Jiménez y editado por Amigos de Papel.

 

¿De qué están hechos los sueños? ¿Y los libros?

¿Dónde hallar las mejores palabras para un buen relato?

¿Quién sabe? Puede que dentro de este libro encuentres alguna pista.

¿Te atreves a descubrirlo?

 

¿Cómo empezó el proyecto?

Este trabajo empezó en el mes de mayo de 2019, cuando recibí una llamada de Asunción Carracedo, editora de Amigos de Papel, diciéndome que le gustaban mis ilustraciones y que tenía un texto, escrito por Javier, que podía encajar con mi estilo. Me dijo que lo leyera y si me gustaba, me contrataba para ilustrarlo.

El texto me cautivó desde la primera lectura, pero a la vez me pareció complicado de ilustrar porque es muy conceptual; habla de las letras, las palabras, las frases, los párrafos.., y claro, todo esto hay que personificarlo, y como yo digo “darle alma y vida”.

El álbum empieza con la frase “Para llegar al Castillo…”, y así lo he enfocado, como un viaje de aventuras hacia un castillo diferente y muy especial.

 

¿Cómo personifiqué todos esos conceptos?

Para la personificación me guié básicamente de la localización que se describe en el texto:

  • Las LETRAS se sitúan en una selva, por tanto serían ANIMALES.
  • Las PALABRAS, en un volcán. Pensé un volcán animado con una gran boca escupiendo LAVA.
  • Las FRASES nadan en el océano. Éstas suelen ser largas así que imaginé peces largos, como las ANGUILAS.
  • El escritor ubica a los PARRAFOS en un bosque. Y.. ¿quién suele trabajar en los bosques? los GUARDAS FORESTALES.
  • Hay que pescar unas PÁGINAS en un lago, de modo que también debían que ser peces, y los PECES MANTA con sus formas planas y cuadradas, encajaban bastante bien con las páginas.
  • Y finalmente, la escalera de los LIBROS, que los asocié con unos PELDAÑOS.

 

Storyboard

Teniendo estas ideas claras comencé a bocetar el storyboard.

He de decir que al final del álbum se produce un cambio importante en la historia y además el texto pasa a ser rimado. Las ilustraciones de esta parte no las trabajé desde el primer momento, me daba pánico enfrentarme a tanto personaje, dejé los pliegos en blanco, ya me llegaría la inspiración.

Aquí muestro el storyboard que envié a principios de julio a Asunción y a Javier.

 

Técnica, inspiración, personajes, color y primeras ilustraciones

Técnica:

Desde el primer momento Asunción me dejó total libertad en la técnica y colores del álbum.

He usado la técnica mixta, dibujando todo a lápiz de forma manual y aplicando el color digitalmente.

 

Inspiración:

Reconozco que me resulta difícil dibujar vegetación pero la ilustración de la selva era la que más me llamaba la atención y me decanté por esa. (Suelen decir que si empiezas por lo más difícil, el resto va rodado)

A veces la inspiración llega en los momentos más insospechados, un día tumbada en mi cama se me ocurrió usar el estampado de la tela de un cojín para la “temida” vegetación.

 

 

Personajes:

Esta aventura la iba a protagonizar un pequeñín pero no sabía si niño o niña así que lo he dejado a la imaginación del lector. En realidad puede ser cualquiera de nosotros.

 

Color:

Es la parte del proceso a la que más tiempo dedico, la elección de la paleta de colores.

Hice muchas pruebas, algunas con colores más realistas y al final me decanté por colores verdosos claros, eso sí, tenía claro que iba a introducir algún toque de negro. Me gustan los libros infantiles que llevan algo de negro, creo que combina muy bien con los colores pastel y se consiguen unas paletas elegantes.

Para el punto fuerte de color elegí el rojo y se lo puse al pelo del personaje principal.

El verde y el rojo son colores complementarios y su combinación resulta bastante llamativa.

 

Primeras ilustraciones:

Como ya he comentado, la primera que realicé fue la de la selva y una vez terminada, el resto de ilustraciones me parecieron menos complicadas porque ya tenía fijada la paleta de colores.

La segunda ilustración resultó ser la que ocupa el primer lugar en el álbum, es el momento en el que el personaje adulto entrega una brújula al niño para que le ayude a emprender este viaje.  Si tenéis en vuestras manos el álbum comprobaréis que este adulto abre y cierra la historia.

El resto de ilustraciones salieron sin ningún orden concreto.

 

 

Punto de inflexión en la historia

Un elemento fundamental de un álbum ilustrado es el ritmo que tiene la historia y hay un momento en el que se produce el punto álgido de la narración. Para mí, en este álbum, ocurre cuando el niño llega al castillo y a partir de aquí la historia sigue otro rumbo.

Incluso la paleta de colores se invierte completamente, predominando el color rojo del fondo sobre el resto.

También surgen una gran cantidad de personajes y sin embargo el protagonista principal desaparece de escena pero, la gracia de todo ésto es que sigue estando muy presente ya que mi intención ha sido que todo ese fondo rojo simule la cabeza del niño. Por ello, las escenas con fondo rojo las he pensado como si salieran de su mente, de la imaginación que brota a través de la lectura.

 

 

Portada

Nunca tuve intención de dibujar en la portada un castillo como tal, ya que resultaba demasiado obvio a la vista del título del álbum, prefería jugar con la idea de los libros.

Siempre me han llamado la atención los castillos con torres estilizadas y de tejados puntiagudos y por eso me inspiré en uno muy conocido; el castillo de la bella durmiente de Disney.

 

 

Espero que os haya gustado el proceso de creación de este álbum ilustrado y que así también podáis apreciar mucho mejor esta bonita historia para llegar al Castillo…